La higiene de un buen manipulador de alimentos

By | 01/09/2013

El manipulador de alimentos es responsable de tomar las precauciones que sean necesarias para evitar la posible transmisión de enfermedades e intoxicaciones a través de los alimentos. Es por eso que en este artículo vamos a centrarnos exclusivamente en la higiene propia del manipulador de alimentos.

Higiene de los manipuladores de alimentos

Toda persona que vaya a manipular la comida debe lavarse previamente las manos con un buen enjabonado, incluyendo los brazos y sin olvidar las uñas, que deben ser lavadas con esmero. El jabón debe ser neutro, a ser posible sin perfumes que puedan interferir con los alimentos (algo que también habrá que tener en cuenta en cuanto a lociones y colonias). El secado de manos debe llevarse a cabo con toallas desechables de único uso. Son muchos los momentos que requieren un lavado de manos, tales como por ejemplo, el inicio y el fin del tiempo de trabajo, cambios de alimentos (especialmente cuando hay contacto con alimentos crudos), o después de descansos en el propio trabajo.

Además de las manos también hay que mantener a rajatabla la higiene del pelo y el vello facial, usando gorros y mascarillas además de practicar regularmente la limpieza del mismo.

El atuendo es otro de los apartados que no debemos olvidar. La ropa de trabajo debe estar siempre limpia y en óptimo estado. Además debemos desprendernos de objetos como joyas, relojes, anillos, pulseras, etc…

Por último, y aunque es una regla muy básica, hay que evitar a toda costa toser o estornudar en dirección a los alimentos, tras lo cual también habrá que lavarse las manos. Además, una persona que padezca alguna enfermedad contagiosa, no debe manipular alimentos para el público.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *